El valor de lo que se «aprende en casa» en las zonas rurales

Lucía Isabel Stavig Schmidt. Estudiante de Doctorado en Antropología en la Universidad de Carolina del Norte, Chapel Hill

Muchos artículos en esta plataforma se han referido a las dificultades de implementar el aprendizaje a distancia en comunidades rurales de todo el PerúPero como anotó el antropólogo Gabriel Gómez Tineo de la Universidad Nacional de San Cristóbal de Huamanga, “El sistema educativo oficial tiene una deuda histórica con las comunidades indígenas y nativas, porque siempre ha privilegiado una formación monocultural y asimilacionista a la cultura occidental, dejando de lado las formas de aprendizaje de nuestros pueblos y culturas.”

La ironía de «Aprendo en casa», como señala Gómez Tineo, es que el sistema educativo no permite que los niños campesinos aprendan en casa o sientan que lo que aprenden allí es valioso. He sido testigo de grandes esfuerzos por parte de la escuela comunitaria en Anta  para honrar la herencia de los niños indígenas al enseñar quechua, música y danza ancestrales. Sin embargo, todavía hay grandes contradicciones. Por ejemplo, el año escolar va exactamente en contra de la realidad de las familias campesinas. El año escolar comienza en marzo, sólo un mes antes de que comience la cosecha. Si bien es cierto que los niños pueden ayudar después de la escuela, la cosecha requiere tantas manos capaces como sea posible. Si bien algunos podrían argumentar que esto es trabajo infantil, a través del acto de preparar los campos, plantar, deshierbar, aporcar y cosechar junto a sus familias, los niños aprenden a cuidarse a sí mismos, a sus comunidades y a la tierra.

Mis compadres en Anta tienen cuatro hijos de 12, 10, 6 y un año. Los niños de 10 y 6 años saben que estoy interesada en las plantas medicinales y la curación tradicional, por eso cuando subimos a las colinas, me señalan plantas medicinales. «¡Mira! Hay chiri chiri y yawar chunka. Son buenos para cuando te caes y te lastimas. Los mueles y los usas como un emplasto. Y eso es diente de león. Puedes convertirlo en un té para cuando estás resfriada…” Mientras caminamos, ellos nombrarán diez plantas, su uso y cómo prepararlas (si se les solicita). Incluso a esta temprana edad, conocen la tierra. Saben a dónde ir para curarse.

También conocen y reconocen su obligación recíproca de tratar a las plantas con respeto. Cuando estamos recogiendo una planta medicinal, uno de los niños siempre nos dirá que es hora de pasar a otra: «No maltrates la planta». Saben que existe un balance, que no deben tomar más de lo que necesitan para no dañar la planta y el delicado equilibrio del que forma parte.

Desde el momento en que nacen, estos niños han aprendido a estar con la tierra. Y aunque algunos de ellos se irán a la ciudad por elección o por necesidad, siempre sabrán cómo trabajar la tierra, cómo alimentarse y curarse a sí mismos. Este es un conocimiento valioso. Sin embargo, he escuchado a padres que luchan con uñas y dientes para alimentar y educar a sus hijos decir: «estudien para que no terminen como yo». Si bien sé lo que estas palabras significan: pobres y analfabetos, etc., no puedo evitar pensar que saber cómo trabajar la tierra, alimentar a una comunidad y curarse con plantas medicinales tiene un valor increíble.

Perú se alimenta del trabajo de estas personas. Pero la realidad de los campesinos no refleja el valor de su trabajo. Durante la crisis actual, el precio del papa bajó a S / 5 por arroba (12 kilos). Esto ni siquiera cubre una botella de aceite para cocinar. Esta es la diferencia entre valor y valoración: lo que vale algo frente a lo que la gente está dispuesta a pagar por él. Debido a los bajos precios y la falta de apoyo del gobierno, muchas familias están buscando alternativas al trabajo agrícola. Una razón para este esfuerzo es la necesidad de efectivo para pagar la educación de sus hijos.

La educación formal es de suma importancia. Como lo expresó César Chávez, “no se puede deseducar a la persona que ha aprendido a leer. No puedes humillar a la persona que siente orgullo”. Estamos viendo a una generación de jóvenes educados en educación intercultural, orgullosos de quiénes son y de dónde vienen. Estamos presenciando un resurgimiento del lenguaje, costumbres, y curación ancestral. La gente, incluidos los jóvenes, ama la tierra. Alrededor del 80% de los jóvenes con quienes he hablado que se han ido a estudiar o trabajar en Cusco y más lejos planean regresar a sus comunidades. Y muchos de los que se quedan en la ciudad todavía mencionan su hogar rural como el lugar más cercano a sus corazones. Lo que se les enseñó a través de todas esas cosechas de papas, compartiendo chicha entre sí y la pachamama, fue el amor por la tierra y la comunidad. Reflexionemos sobre qué significa aprender en casa.  

Luciaisa@live.unc.edu

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *